2020

Sophie Scholl cumple 100 años

100 años Del nacimiento de Sophie Scholl

BLOG > Múnich

Publicado 03.05.2021 | Celia Martínez

100 años del nacimiento de Sophie Scholl. Leer

Cuando el arma contra el nazismo es la palabra

Conocer la historia de Sophie Scholl implica conocer la de su hermano Hans, así como la del movimiento de La Rosa Blanca, un grupo de resistencia no violenta contra el nazismo activo entre 1942 y 1943 en la Universidad de Múnich. Sus miembros, jóvenes estudiantes de medicina, biología y filosofía, crearon un círculo de discusión y durante dos años distribuyeron seis hojas de denuncia contra las políticas del partido nazi y alertando del conformismo de gran parte de la sociedad alemana. La más joven de sus miembros fue Sophie Scholl, de cuyo nacimiento se cumplen 100 años el 9 de mayo.

Nacida en Forchtenberg (Baden-Wurtemberg) en 1921, fue la cuarta de los seis hijos de Magdalena y Robert Scholl, familia liberal y protestante que creó un entorno de lectura, crítica y reflexión determinante para el posterior desarrollo intelectual de sus hijos. Siguiendo la práctica habitual de los jóvenes alemanes en el Tercer Reich, Sophie Scholl pasó a formar parte en 1934 de la Liga de Muchachas Alemanas (BDM), la rama femenina de las Juventudes Hitlerianas, de las cuales era miembro su hermano Hans a partir de 1933. A pesar de cierto liderazgo alcanzado en estos grupos, ambos se distanciaron del nacionalsocialismo y Sophie Scholl pasó a mostrar un interés cada vez más marcado por la filosofía y la teología.

Busto de Scholl en la Universidad de Múnich | Foto de @mariamiguelcuadra
Busto de Scholl en la Universidad de Múnich | Foto de @mariamiguelcuadra

De la “resistencia pasiva” al activismo

Tras formarse como profesora de guardería y servir durante seis meses en el Servicio Nacional de Trabajo, reconsideró su postura hacia la ideología nazi debido, entre otros motivos, al carácter militar de esta institución, y pasó a practicar una inicial “resistencia pasiva”. Fue en 1942 cuando comenzó sus estudios de Filosofía y Biología en la Universidad de Múnich, lugar que sería clave para sus posteriores influencias y actividades en la resistencia. A través de su hermano Hans, estuvo en contacto con algunos de sus compañeros de Medicina, el periodista católico Carl Muth y el profesor universitario Kurt Huber, quien también acabó siendo miembro de la La Rosa Blanca.

Inicialmente, la actividad del grupo se tradujo en la redacción y distribución de cuatro hojas entre junio y julio de 1942, pero el punto de inflexión tuvo lugar tras la vuelta del frente del Este de algunos de sus miembros. Hans y otros compañeros de estudios habían sido enviados a la Unión Soviética como parte de un programa de prácticas de Medicina. Su experiencia allí fue determinante para su actividad posterior, concentrando sus energías en hacer ver que, independientemente de la guerra, el Tercer Reich era un sistema criminal.

Octavillas de la Rosa Blanca frente a la Universidad de Múnich | Foto de @mariamiguelcuadra

La quinta hoja fue redactada y distribuida en enero de 1943, en cuya producción Sophie Scholl tomó ya parte activa, culminando su colaboración en la distribución de la sexta hoja, inicialmente esbozada por el profesor Kurt Huber y redactada por sus amigos. El 18 de febrero de 1943, Sophie y Hans Scholl colocaron cientos de copias de la última hoja en el edificio principal de la Universidad de Múnich. Distribuyeron algunas por las diferentes plantas del edificio y, minutos antes de que los estudiantes saliesen de sus clases, lanzaron otras hacia el atrio. Ese mismo día fueron detenidos y enviados a la prisión de Stadelheim. Cuatro días después, el Tribunal Popular condenó a los dos hermanos y a Christoph Probst a morir guillotinados.

La lucha contra la violencia sin emplear la violencia

La figura de Sophie Scholl, como mujer y joven de 21 años, se ha convertido en un ejemplo de actitud inconformista y de denuncia, en un momento en el que la mujer vio reducido su espacio social a la vida doméstica. Su madurez intelectual, compromiso social y valentía demostraron las posibilidades de influencia que tuvo su único arma: la palabra. Este mes de mayo recordamos 100 años de su nacimiento como la constatación de que sí hubo otra forma de luchar contra el nazismo.

Celia Martínez García | Guía local de Berlín y guía de ruta de Alemania