2018

Nuestras recomendaciones para el Oktoberfest

Puede parecernos que queda mucho para el Oktoberfest, pero la ciudad y las casas de cerveza empiezan ya a prepararse para su gran fiesta. A nosotros nos gusta ser previsores y a continuación te daremos nuestras recomendaciones más especiales si tu objetivo es conocer Múnich durante sus días más fiesteros.
¿Qué tienes que tener en cuenta si vienes al Oktoberfest?
La reserva. Lo primero y más importante es que reserves tu asiento en una de las carpas. Normalmente es en esta época del año que las cervecerías empiezan a ofrecer plazas. Por ello, a pesar de que te parezca un poco loco reservar ahora para una fiesta que se celebra a finales de septiembre principios de octubre, tienes que hacerlo cuanto antes porque las mesas vuelan.
Si no tienes reserva no desesperes. Como cuando juegas en una competición «lo importante es participar»y en el Oktoberfest podemos aplicar el mismo criterio. Podrás pasearte igualmente entre las carpas o pegarte el madrugón e intentar conseguir un hueco en alguna de las mesas. Sea como fuere, es fundamental que tengas en cuenta que solo te servirán cerveza y comida si estás sentado, sino… nanay.
¿Qué y cómo beber? Por supuesto, cerveza y nadie puede empezar hasta que lo dice el alcalde al grito de: «O’ zapft is!» La típica bebida del Oktober, que se llama Oktoberfestbier, es la Märzenbier o cerveza de marzo, mes de su producción y que le da nombre. Mayor contenido en alcohol pero sabor más suave. Pídela en una maß (típica jarra con un litro de cerveza), solo así disfrutarás de la experiencia Oktober.


Respecto el precio de estas maß, la polémica está servida. El año pasado ya hubo una subida de los mismos y para este año habrá otra de nuevo. Así que en 2018 se espera que el precio sea superior a 11€. Parece ser que los altos gastos en seguridad llevan a gravar los impuestos para los anfitriones y ello a su vez a este nuevo ascenso.

¿Cómo vestirse? La fiesta por excelencia se vive mucho mejor si te vistes con los trajes tradicionales bávaros. Pantalones de cuero o Lederhosen para ellos y el clásico vestido Dirndl para ellas. En el caso del atuendo femenino es importante saber cómo colocarse el lazo ya que este habla muy mucho del estado civil de la mujer. Si este se anuda hacia la derecha querrá decir que está casada y si lo hace hacia el lado contrario, está soltera. Asimismo, las viudas y las camareras lo hacen a la espalda. Una vez conocidos los códigos, nada mejor que zambullirse en la cultura bávara que con su atuendo tradicional. Si eres de los que se sienten incómodos con la ropa diferente, no te preocupes, no es necesario ambientarse para entrar en el recinto.
La fiesta. La música juega un papel fundamental en el ambiente de la fiesta. Las típicas bandas de viento-metal amenizan a los visitantes de las carpas que pronto se animan con el baile. Es fundamental que tengas en cuenta, que no podrás bailar subido a las mesas, algo que no está permitido, pero sí podrás hacerlo sobre los bancos, donde podrás entonar las canciones festivas para honrar a la «diosa» cerveza.
También en familia. Puede parecer algo inusual pero el Oktober también se disfruta en familia. El recinto del Theresienwiese cuenta con muchas atracciones de feria y puestos en los que comprar chuches, garrapiñadas y los tradicionales Lebkuchenherz, unas galletas en forma de corazón hechas con la masas de las galletas de jengibre.

¿Cuáles son las carpas más famosas?
El Theresienwiese se llena como un bosque de carpas, verdaderos lugares de la acción. El recinto cuenta con 14 carpas grandes y 21 más pequeñas, todas diferentes entre sí, cada una tiene su propio carácter. Merece la pena destacar tres de ellas de entre las más famosas, así que en nuestro personal top 3 incluimos:

  1. La Schottenhamel: la más antigua de las carpas, comenzó su andanza en la fiesta del Oktoberfest en 1867 cuando apenas contaba con 50 plazas. Es la más importante porque en ella el alcalde da el pistoletazo de salida.
  2. La Pschorr-Bräurosl: curiosamente es dirigida por una misma familia desde hace, nada más y nada menos, que siete generaciones. Destaca porque aquí, el primer domingo de la fiesta, tiene lugar el Gay Sunday, la fiesta gay más importante después del Orgullo.
  3. La Hacker-Festzelt: lo más resaltable de esta carpa es su ambiente juvenil en el que la música rock suena con fuerza. Un contraste importante si lo comparamos con las tradicionales bandas de metales. Además, la carpa pinta su techo con un llamativo y resplandeciente cielo lleno de estrellas.
Si estás interesado en unirte al Oktoberfest, tanto si organizas un viaje para tus clientes como si vienes por libre, contáctanos en info@cultour-incoming.com, gestionaremos tu petición de manera personalizada.